De pololear a estar casados y compartir una vida juntos

 In Ideas

Si puedo mencionar el mejor de los recuerdos, el momento en que como mujer me sentí la reina del mundo. Día en que tu sonrisa se ve a leguas, cuando al caminar casi sientes que llevas una música de fondo; creo podría ser el día cuando mi persona favorita en el mundo me pidió matrimonio o por lo menos así me sentí yo. Una poderosa heroína (así me imagino ahora cuando recuerdo cómo me sentía con mi hermoso símbolo de compromiso; mi anillo) ;).

Sueles caminar más derecha, te sientes orgullosa y feliz de tu futuro, sientes que comenzará una historia que durará para siempre y aspiras que ese día llegue pronto para iniciar lo que será el resto de sus días. Si bien sabemos que no todo es color rosa, glamoroso o perfecto, les puedo decir que sigo enamorada de la misma persona por más de 13 años.

Cuando lo miro se multiplica mi felicidad y todo a su lado es mucho más sencillo y agradable. Y aunque él sea mi yang indudablemente me complementa.

Si algo hemos aprendido es a apoyarnos mutuamente, nos respetamos como somos y dejamos todo sobre la mesa de manera que nos sea posible hallar un acuerdo mutuo – siempre que yo gane 🙂 -ja ja ja ja.

Si bien cuando tomamos la decisión de casarnos entendíamos que no todo sería perfecto, y es que seamos honestos “la fórmula perfecta no existe” y por ello no intento compartir mis historias para ser un ejemplo (estoy lejos de serlo), porque comparar es un error en el que no debemos caer jamás; somos todos únicos.

La verdad es que hay mil cosas que quiero contarles, recuerdos maravillosos; pero iremos de a poco, mi objetivo es que mi experiencia los invite y despierten esas ganas de cultivar su relación, de regalarse espacios para cada uno y para compartir como pareja; a su manera.

El matrimonio no es un camino fácil es cierto, pero es maravilloso y es que no existe nada más lindo que experimentar tu vida con aquella persona que te hace inmensamente feliz, incluso cuando no estás en tus mejores días.

Que tengan una maravillosa semana y este artículo es el comienzo de una gran invitación a sacar lo mejor de tu pareja, a disfrutar esos momentos juntos y seguir creando recuerdos memorables.

Porque el estar casados no significa apretar el botón de velocidad crucero, sino cultivar ese amor y cariño siempre.

Recent Posts