Tips para Manejar el Estrés al Planificar tu Matrimonio

 In Tips Matrimonios

Sé realista y ordenada desde un principio. Un consejo que siempre les doy a mis novios es que tienen que pensar—y tomar decisiones—con la cabeza fría. Si bien uno se imagina que su matrimonio va a ser el evento del siglo, es importantísimo planificarlo de acuerdo a tu realidad. Para eso tienes que tener claro tus prioridades, expectativas, y tus límites (ya sean de presupuesto, de tiempo de planificación, etc.).

Ocupa las redes sociales de forma responsable. Este punto es muy importante. Está bien buscar inspiración en Pinterest, Instagram, Google, y cualquier otra plataforma de búsqueda de ideas para tu matrimonio. Pero cuidado; existen dos caras de la misma moneda. Éstas plataformas pueden ser tus mejores aliados para ayudarte a ser creativa y mantenerte en línea con las últimas tendencias en matrimonios, pero también pueden funcionar como las peores enemigas y pueden aumentar mucho el nivel de estrés. Sin darte cuenta empiezas a comparar, a sumar costos y proyectos que quizás no puedas terminar. Por eso, utiliza estas páginas como ayuda, como una fuente de inspiración o como una herramienta para comunicarte con tus proveedores; así ellos tendrán un ejemplo más conciso de tu visión.

Déjate tiempo para ti. Tu vida no se trata de trabajar y planificar tu matrimonio. ¡Para eso existimos nosotras, las profesionales! Delega y dedica un poco de tu tiempo en ti mism@. No olvides de hacer lo que te revitaliza; anda al gimnasio, haz un baño de burbujas, hazte las uñas, sal con tus amigas, lee un libro. La planificación de un matrimonio consume mucha energía y tienes que preocuparte por tu salud y bienestar primero. En este artículo encontrarás más sobre cómo cuidar tu salud durante la planificación de tu matrimonio.

Prepárate para resolver problemas. Esto es fundamental si te propones planear tu propio matrimonio (y cualquier otro evento). Tienes que saber que siempre—siempre—va a haber un problema; ya sea que se te baje un proveedor, o que se impriman mal las invitaciones, o quizás algo ocurra con el fotógrafo o la iluminación. Por eso es esencial que tengas una mente clara para que puedas reaccionar rápido. ¡No te lamentes! Si existe un problema en el camino, concéntrate en resolverlo.

Recommended Posts